Ciudades destacadas

Restaurantes de tortas recomendados en Paraguay

Tortas

No hay cumpleaños sin torta con velitas; no hay casamiento sin torta de bodas; y no existe ninguna clase de celebración sin una torta. En resumen: la presencia de la torta en cualquier festejo es ineludible. Pero, ¿por qué no disfrutarla también una tarde o en el postre? Este tipo de alimento dulce tiene tantas variantes como ingredientes. Rellena con capas de crema o dulce, elaborada con trozos de frutas o frutos secos, o decorada para la ocasión, la torta encanta a todo aquel que la pruebe. No siempre fue tal cual como la disfrutamos hoy; en tiempos antiguos se cocinaba una torta plana hecha de harina de avena y posteriormente se creó una con pasas, nueces y otras frutas. Y fue en Inglaterra, en el siglo XVI, cuando se elaboró la primera tarta de frutas para la reina Isabel I. Tres siglos después, se comenzó a perfeccionar la receta de la torta y se introdujo el bicarbonato de sodio y el polvo de hornear, junto con un mejor control de las temperaturas del horno para facilitar su cocción. En la actualidad, sus fórmulas son muy variadas y ni hablar de sus decoraciones. El bizcochuelo, un tipo de masa hecha con harina, huevos y azúcar o sal, ya sea de chocolate o vainilla relleno con dulce de leche (una variante caramelizada de la leche) es uno de los clásicos y más simples. El relleno de la torta es el que define su carácter: existen las tortas de frutillas con crema, de mandarinas (muy saludable), ¡hasta de zanahorias! Esta se llama Carrot cake y se trata de un pastel dulce con esta verdura mezclada en la masa, lo que logra una textura esponjosa y suave. Otra opción para los más golosos es la torta Rogel, un tradicional de la repostería y también conocido como “torta alfajor”, ya que cuenta con mucho dulce de leche. Su masa es bien crocante y lleva una gran cobertura de merengue. Por otro lado, también tenemos la Milhojas, hecha con capas alternadas de hojaldre y –siempre presente– dulce de leche, con la última capa cubierta de azúcar impalpable. Elaborada también en capas, la torta Tiramisú tiene origen en Italia y es consumida en todo el mundo. Sus capas son humedecidas en un almíbar de café (con algún tipo de licor), hechas de vainillas y crema de mascarpone; finalmente es espolvoreada con cacao en polvo y guardada en frío durante una hora antes de ser servida. Una verdadera obra maestra. Asimismo, existen bombas dulces como el Charlotte de frutilla, que ofrece una dosis de crema ideal para deleitarse a la hora del postre; o la torta de Oreo, ¡con relleno de Oreo, base de Oreo y capas de Oreo!; una receta sin precedentes para los fanáticos de esta famosa galletita de chocolate. A aquellos que les gusta lo dulce pero no quieren porciones tan grandes, el cupcake es la solución. ¿Sabías que en sus orígenes se hacían en moldes de tazas? De allí deriva su nombre, cup significa “taza” en inglés: “torta en taza”. Son pequeñas porciones que pueden esta rellenas o no, y están decoradas con un frosting o glaseado. ¿Cómo resistirse a estas exquisiteces? ¡Imposible! Así que aprovecha, esta tarde date un gusto y pide tu preferida.

No encontramos tu dirección
Aceptar