Ciudades destacadas

Restaurantes de sándwiches recomendados en Paraguay

Sándwiches

¿Sabías que el sándwich se llama de esta manera por John Montagu, IV Conde de Sándwich? Así lo aseguran los ingleses, quienes sostienen que este aristócrata británico pidió un pedazo de carne entre dos panes para no mancharse las manos mientras jugaba a las cartas. De esta manera se creó este maravilloso invento, también conocido como “emparedado”, que fascina a todo el mundo por su simpleza y estilo único. El pan es el elemento fundamental del sándwich y su variedad es inagotable: los hay de centeno, cebada, trigo, maíz, gluten, queso, mijo, avena, arroz o triticale; mignon, flauta, baguette, pita… una lista sin fin. El sándwich suele estar formado por dos rebanadas de cualquiera de estas variantes, entre las que se colocan otros alimentos como carne, queso, verduras, y puede estar aderezado con distintas salsas. En cada país existen distintos tipos y cada uno despierta fanatismos incondicionales. Por ejemplo, en Uruguay es famoso el chivito, un filete de carne de lomo vacuno, con lechuga, tomate, jamón, queso, panceta y huevo, que configura un símbolo de su gastronomía. Cruzando el Río de La Plata, el choripán argentino conforma uno de los más grandes placeres culinarios: un chorizo entre dos panes, condimentado con chimichurri, un aderezo elaborado con perejil, ají y orégano, que se considera como un plato nacional. La estrella brasileña es el Bauru, nombrado en honor a la ciudad natal de su creador Casimiro Pinto Neto, que lleva roast beef, rodajas de tomate, encurtidos y queso mozzarella derretido, condimentado con orégano y sal. Sin embargo, es usual encontrar otras variantes con queso gruyere, jamón o lechuga. Entre los más famosos mundialmente se encuentra el Sándwich Montecristo, que apareció en la cocina estadounidense hacia la década del 30, como un derivado del croque-monsieur de la gastronomía francesa. Jamón, carne de pavo y queso suizo son los ingredientes básicos, bañados en huevo batido y luego dorados en sartén o parrilla. Suele servirse con frutas secas o jarabe de arce. Otra opción es el sándwich Sloppy Joe, muy común en los Estados Unidos, compuesto de carne picada de carne de vacuno (finamente desmenuzada) y condimentado con diversas salsas (salsa de tomate o barbacoa). Debido a la creciente tendencia de no consumir carne animal, los sándwiches vegetarianos han ganado numerosos adeptos. Para ellos, los ingredientes son, por supuesto, vegetales, que pueden ir desde zanahoria, lechuga y tomate hasta champiñones, palta y rúcula, entre muchos otros, y una gran variedad de quesos. Las semillas y legumbres son otra opción, ya que además de brindar un gran sabor, ofrecen importantes beneficios a la salud. Sea cual sea el sándwich que prefieras, son una comida rápida y exquisita, y tienes combinaciones infinitas para disfrutar el que más te guste, en un almuerzo, cena o a cualquier hora del día.

No encontramos tu dirección
Aceptar