Ciudades destacadas

Restaurantes de hamburguesas recomendados en Paraguay

Hamburguesa

Uno de los platos favoritos de todos es, sin lugar a dudas, la hamburguesa. Es un plato que atravesó barreras culturales y cautivó al mundo luego de convertirse en un verdadera manjar. Aquel que lo niegue, nunca comió una. Hay distintos tipos para todos: para los fanáticos de la carne y para los amantes de los vegetales. Aunque es criticada por su alto contenido calórico, la hamburguesa sirve para toda ocasión y nos salva en un almuerzo o cena express. Una hamburguesa está compuesta, básicamente, por carne y dos panes. La más común es la hamburguesa de carne picada, a la que la mayoría la hace completa y le agrega tomate, lechuga, aros de cebolla, queso, jamón, pepino y, como si faltara algo más, panceta. Los condimentos son vitales: mayonesa, kétchup o mostaza son los fieles acompañantes (o el aderezo ranchero, la salsa teriyaki o la salsa barbacoa, por qué no), y tampoco pueden faltar las papas fritas a un costado –sino, el plato estaría incompleto–. La carne puede cocinarse al horno, a la plancha, a la parrilla o freírla en aceite. Pero no le restemos importancia al pan, ya que se dice que fue el punto de partida para “descubrir” a la hamburguesa. Antes existió el sándwich, ideado por el inglés John Montagu IV Conde de Sándwich, a quien le gustaba comer con los dos panes para no manchar sus dedos. Sin embargo, los patricios romanos, mucho tiempo antes, ya contaban con su propia versión de la hamburguesa, y las tribus mongolas y turcas ya picaban la carne del ganado para hacerla más comestible. Esta receta de la carne picada llegó a Alemania y no fue hasta la invención de la máquina de picar carne cuando se comenzó a elaborar carne picada en grandes cantidades. Los inmigrantes alemanes llevaron a Estados Unidos en el siglo XIX el plato llamado “filete al estilo Hamburgo”. Se dice que fue el joven Charlie Nagreen, quien trabajaba en un puesto de comidas en una feria, a quien se le ocurrió colocar la carne entre dos rodajas de pan. No obstante, muchas personas se disputan la creación de la hamburguesa. La primera cadena de hamburguesería se llamó White Castle, y más tarde, los hermanos McDonald crearon el primer restaurante especializado en hamburguesas, que en la actualidad es el líder mundial de comidas rápidas. Tal es la influencia de McDonald’s en el mundo que hasta se ha convertido en un medidor de la economía de los países, con el “Índice Big Mac”. Además de carne picada, la hamburguesa también puede ser de pollo y pavo. Aquellos que no comen carne no se pierden esta delicia y pueden disfrutar de las hamburguesas vegetarianas, que reemplazan la carne picada por soja, una alternativa culinaria libre de productos de origen animal. También existen las hamburguesas de tofu o garden burger, que pueden contener uno o más ingredientes, como tofu, vegetales, cereales y especias que se muelen para lograr la forma de hamburguesa. Hay hamburguesas de todo tipo, así que nadie tiene excusa para no probarla, ni negar el placer que nos provoca, ni resistirse a su tentación.

No encontramos tu dirección
Aceptar