Ciudades destacadas

Restaurantes de empanadas recomendados en Paraguay

Empanadas

¿Sabías que las empanadas tienen su propia fiesta? En la ciudad de Famaillá, provincia de Tucumán, Argentina, se realiza anualmente en el mes de septiembre un exquisito encuentro que ya es una tradición desde hace 34 años, con actuaciones de conjuntos folclóricos. Se dice que se consumen más de 500.000 empanadas durante este evento, en la ciudad conocida como “la Capital de la Empanada”. Pero el origen de esta fina masa de pan y hojaldre rellena es mucho más lejano. En la antigua Persia, siglos antes de Cristo, se conocía un plato parecido: se trataba de un pastel que, por la batallas de culturas que Persia sufría, fue adquiriendo diferentes rellenos y nombres. Se lo llamó esfhija, fatay, samosas, o pirogue. Cuando los moros invadieron España en la Edad Media, introdujeron este plato y se comenzaron a elaborar con masa de harina de trigo o centeno, rellenándolas con carne, pescado o guiso. También se las usaba como método de conservación de carne, ya que la masa la protegía durante días, y se las comenzó a llamar por su nombre actual. Galicia, Asturias y Cantabria son las regiones españolas que más la consumen, preparándolas con rellenos de atún, cerdo, sardinas, berberechos, vieiras, congrio, mejillones o pollo. Tras la conquista de América, los colonizadores españoles la llevaron a esas tierras y la empanada comenzó a fusionarse con los productos autóctonos de cada zona. En Argentina, las más comunes son las de carne, que suelen llevar huevo, aceitunas, cebolla y pasas de uva. Las tucumanas son famosas por ser muy jugosas debido a la grasa de pella. Su relleno es carne cortada a cuchillo (muchas veces puede ser de llama), mondongo o pollo, huevo, comino y pimentón, y se las cocina en un horno de barro o se fríen en grasa. Las salteñas son unas de las más ricas; la parte más complicada de su cocción es el picado de la carne, acompañado por huevo, papa, cebolla verde, comino, pimentón y ají molido. Estas comparten receta con las bolivianas, que tienen un ligero sabor dulzón. En Bolivia también se prepara el pastel frito –una empanada grande rellena con queso y frita en aceite– y las pukacapas –tradicional de la ciudad de Cochabamba–. Chile se caracteriza por las empanadas de pino, cuyo relleno es carne vacuna picada, cebolla blanca y condimentada con ají, huevo duro y pasas de uva. Otra conocida variante chilena es la de mariscos, muy populares durante Semana Santa y generalmente acompañadas por una copa de vino blanco. México, Perú, Paraguay, Venezuela y Colombia también cuentan con sus propias recetas de empanadas, que son consideradas como uno de los platos más consumidos. Sus ingredientes van desde puré de papa, arroz y pollo hasta choclo, cangrejo y caraotas. En cada región se prepara de una manera distinta, cambia el sabor, la masa, el relleno y el repulgue. Pueden ser al horno o fritas, saladas o dulces, con repulgue arriba o al costado, pero todas son platos tradicionales de la mayoría de los países de habla hispana y son la comida típica para celebrar todas las fiestas patrias.

No encontramos tu dirección
Aceptar