Ciudades destacadas

Restaurantes de comida mexicana recomendados en Paraguay

Comida mexicana

Fusionando las cocinas mesoamericana y europea, la gastronomía mexicana representa las tradiciones más profundas de ese país, con una increíble diversidad de sabores, texturas y colores que atraen de inmediato. Cuenta con una riqueza culinaria sin igual, ya que se pueden identificar cientos de recetas distintas en cada estado mexicano, respetando sus tradiciones y honrando su historia, especial además por el uso de utensilios particulares como metates y morteros de piedra. Su fuerza es tal que en el año 2010 la cocina mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco. Las culturas prehispánicas elaboraban platos de maíz con chiles y hierbas, acompañados por frijoles y jitomates, y también incluían aguacate, papaya, guayaba, piña, calabaza, cacahuetes, vainilla y tomatillos, entre otros. Con la llegada de los españoles, se agregaron a los platillos cotidianos variedades de animales –como vacas, gallinas, cerdos y ovejas–, avena, aceite de oliva, perejil y almendras. Las especias también fueron incorporadas y fusionadas con los ingredientes prehispánicos, potenciado sus sabores para luego convertirse en parte de la cocina indígena. Entre los ingredientes básicos de los platos mexicanos se encuentran el maíz, los frijoles y el chile. El maíz es de gran importancia para el país, donde se cultivan más de 40 variedades, y es utilizado principalmente para las tortillas, empleadas en tostadas, quesadillas, tacos, chalupas y picaditas, entre otros platillos. Además, estas tortillas, junto a los tamales (masa de maíz, rellena de carnes, vegetales o frutas, envuelta en hojas de mazorca generalmente) forman parte de las ofrendas realizadas en el Día de los Muertos. Acostumbrados a su picor, el chile se ubica en la mesa de los mexicanos desde hace miles de años y lo incluyen en la mayoría de sus platos: enchiladas, chiles rellenos, antojitos, guisos, mole, la salsa chirmol, estofados, platillos de carne y de pollo, caldos, sopas, diversas salsas… y la lista continúa. Existen en distintos tamaños y colores –rojo, verde, amarillo, naranja– y puede ser tanto un ingrediente más o se lo puede consumir frito, asado o en conservas. Otro ingrediente fundamental utilizado en gran medida es el guacamole, una salsa típica elaborada con aguacate o palta, chile y jugo de limón, y muchos le agregan ajo, cebolla y cilantro. Se sirve como salsa picante para acompañar tacos y guisos de carne generalmente. Y no se puede pensar en un plato mexicano sin frijoles, originalmente una planta silvestre y en la actualidad presente en los tamales, sopas y antojitos. Se consumen más de 50 variedades en México, desde blancas alubias hasta frijoles negros como Jamapa y Arriaga. La gastronomía mexicana no solo es una unión de sabores y aromas, sino también un testimonio de su historia, espíritu e identidad; un legado único.

No encontramos tu dirección
Aceptar